Marco filósofico de la institución

La Molina Christian Schools brinda una formación centrada en Jesucristo, siendo la Biblia su base filosófica. El universo y todo lo que en él existe fue creado por Dios, quien es Señor soberano.  El ser humano tiene como propósito supremo glorificar a Dios y disfrutar de una relación personal con él por siempre.

 

Sostenemos que la Biblia es inspirada por Dios y que nos capacita íntegramente para toda buena obra (2 Timoteo 3:16-17); es útil para enseñar, convencer, corregir e instruir en lo que es justo. Por ello, la educación que ofrecemos parte de la premisa que toda verdad en el universo es verdad de Dios, y que el ser humano puede acceder, estudiar y aferrarse a esa verdad (Juan 8:32).

 

El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia (Proverbios 9:10). Para obtener inteligencia y sabiduría verdaderas, es fundamental instruir en amor a Dios y respeto a Él, así como sembrar pasión por conocerle a través de su Palabra e investigando su creación. Como institución educativa fomentamos el estudio general de una amplia gama de conocimientos, posturas y teorías y, a la vez, damos las herramientas de discernimiento para que el estudiante pueda “someter todo a prueba y retener lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21-22).

 

Consideramos que los aspectos espirituales, emocionales, físicos, intelectuales y sociales de cada persona son inseparables, siendo necesaria una formación que contemple cada aspecto del ser humano.  Por ello, creemos indispensable enseñar la Biblia como parte integral del currículo, y no solamente como un curso religioso. La Biblia es el hilo central tejido a través del currículo para orientar la formación del estudiante.

 

Nuestra propuesta académica se orienta a lograr fascinación por el aprendizaje, siguiendo una secuencia ordenada, que parte de la enseñanza de nociones básicas que generarán información valiosa para consolidar los conocimientos en cada área, permitiendo así el desarrollo del pensamiento crítico.

 

Para lograr que la formación de nuestros estudiantes trascienda sus años de permanencia en el colegio, consideramos necesario que la familia forme parte de una comunidad de cristianos (iglesia local) que subscriba plenamente al Evangelio de la gracia de Dios y estudie la sana doctrina de su Palabra (Efesios 6:4).

 

Entendiendo que la formación y educación de los niños es responsabilidad de sus padres, LMCS cooperará con ellos brindando las herramientas necesarias para su desarrollo integral a lo largo de todo el proceso educativo, estableciendo como fundamento la Palabra de Dios.