Nuestra Misión

Brindar sólida preparación académica, bibliocéntrica y bilingüe e instruir en integridad a la comunidad
educativa para que respete, ame y sirva a Dios y al prójimo.

Linea2.png

Nuestro Verso Lema

"El temor del Señor es el principio de la sabiduría: y el conocimiento del Santísimo 
es la 
inteligencia." Proverbs 9:10

Linea2.png

Nuestra Declaración de Fe

I.              La Biblia

Creemos que la Biblia ha sido completamente inspirada y preservada por Dios, que es infalible y la autoridad suprema en asuntos de fe, vida y doctrina. La Biblia es la base inamovible de la formación académica y espiritual en La Molina Christian Schools. Proverbios 9:10 declara: “El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia” (Salmo 19; 2 Timoteo 3:16-17; 2 Pedro 1: 9-21).

 

II.           La naturaleza de Dios

Creemos que Dios es el Creador, el Juez Justo y el Gobernador Soberano. Él existe eternamente como un solo Dios en tres personas iguales: el Padre, el Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo (Génesis 1:26; Mateo 3: 16-17; Juan 1: 1-4).

 

III.          La Creación

Creemos que Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo), en su omnipotencia y con solo su palabra, creó todo el universo en seis días literales, tal como lo describe en Génesis 1 y 2.  Asimismo, creemos que Jesucristo sostiene a la creación con su poder infinito. Dios encomendó la administración de su creación a los seres humanos (Colosenses 1:15-17; Juan 1:1-3; Génesis 1:28).

 

IV.         Los seres humanos

 Creemos que Dios, amorosamente,, creó al hombre y a la mujer a su imagen, para glorificarle y disfrutar de una relación personal con Él para siempre. En el principio, Dios formó el primer y perfecto matrimonio heterosexual y declaró su aprobación única de esa unión. Los seres humanos somos responsables ante Dios por la mayordomía sobre la creación, y llevamos la encomienda de Dios de multiplicar la raza humana en todo el mundo (Génesis 1:27-28 y 2:4-25; Salmo 127 y 139; Mateo 19:4-6; Efesios 5:31; Romanos 1; 1 Timoteo 1:10; 1 Corintios 6:9-10).

 

V.           La Caída

La Biblia declara que, por voluntad propia y por la influencia de Satanás, el hombre pecó al rebelarse contra Dios, queriendo ser igual a Dios. Esta rebelión trajo como consecuencia la muerte, y así la muerte pasó a todos los seres humanos por cuanto todos pecaron. Creemos que el pecado ha corrompido todas las cosas, dejando al mundo en una desesperada necesidad de salvación (Génesis 1:27; Isaías 53:6; Romanos 1:18-32; Romanos 5:12-19; Romanos 3:9-23; Efesios 2:1-3).

 

VI.         El enemigo, Satanás

Creemos que Satanás fue un ángel creado por Dios, pero que se rebeló contra Dios queriendo ser igual a Él. Satanás es el autor del pecado y gestor de la Caída. Él es el enemigo abierto y declarado de Dios y del hombre, y será castigado eternamente en el Lago de Fuego.  Satanás (el Diablo) como un “león rugiente” desea destruir todo lo bueno en el mundo, empezando con las personas más vulnerables - los niños. La Biblia también describe al Diablo como el “príncipe de la potestad del aire” y “dios de este siglo” que ha usurpado autoridad en el mundo, cegando la mente de los que rehúsan creer en Dios (Job 1: 6 7; Isaías 14: 12-17; Mateo 4: 2-11 25:41; Apocalipsis 20: 1; 1 Pedro 5:8-9; Efesios 2:2; 2 Corintios 4:4).

 

VII.       La salvación

Creemos que la salvación es por gracia, por medio de la fe en la sangre derramada, muerte y resurrección de Jesucristo. Creemos que todo ser humano que confiesa a Jesucristo como su Salvador es nacido de nuevo, justificado y posee una salvación que es eternamente segura. La salvación no es por obras (Efesios 2:8-9; Juan 3:3-6; Juan 10:26-27; Romanos 3:28).

 

VIII.     El cristianismo

Creemos que el cristianismo está conformado por seguidores de Cristo, que creen en el único Dios verdadero. Los cristianos son llamados a amar a Dios con todo su corazón, alma, mente y fuerzas, y a su prójimo como a sí mismos. Los cristianos se apartan de las filosofías y prácticas nocivas del mundo, para consagrarse a Dios y vivir una vida que demuestre amor, servicio y solidaridad con personas en necesidad (Efesios 2:8-10; Santiago 1:27; 2 Corintios 6:14-18; 1 Juan 2:15-17; Romanos 12:1-2; Santiago 4:4).

 

IX.          La iglesia local

Creemos que la iglesia local es la manifestación del cuerpo de Jesucristo en el mundo y que está conformada por creyentes, unidos en la fe y comprometidos con el cumplimiento de la Gran Comisión, de llevar el Evangelio de la gracia de Dios a su comunidad y a todas las étnias del mundo. Creemos que la iglesia local es una comunidad donde los creyentes gozan de comunión en Jesucristo y celebran las ordenanzas del bautismo bíblico y la Cena del Señor. La Molina Christian Schools no es una iglesia, pero sirve a una gran comunidad de iglesias cristianas al ofrecer una educación que tiene la Biblia como fundamento de la formación académica y espiritual. (1 Corintios 1:26; 1 Timoteo 3:1-15; Tito 1:5-9 y Proverbios 9:10; Mateo 28:19-20; 1 Corintios 11:23-28).

 

X.            El gobierno

Creemos que Dios instituyó el gobierno civil para el bienestar y orden del ser humano y que debemos orar por aquellos que están en autoridad, honrarlos y obedecerlos, a menos que las leyes contradigan directamente la Palabra de Dios (Romanos 13:1­7; 1 Timoteo 2:1-2; Tito 3:1; 1 Pedro 2:17).

 

XI.          La vida

 Creemos que Dios es el único dador de la vida y que en Jesucristo tenemos vida abundante. Rechazamos rotundamente el aborto, la eutanasia y actos similares que atentan contra el plan de Dios y el carácter mismo de nuestro Creador, ya que fuimos creados a su imagen (Génesis 1:27 y 9:6; Éxodo 20:13).

    

Linea2.png

Nuestra Filosofía de Educación

La Molina Christian Schools brinda una formación centrada en Jesucristo, siendo la Biblia su base filosófica. El universo y todo lo que en él existe fue creado por Dios, quien es Señor soberano.  El ser humano tiene como propósito supremo glorificar a Dios y disfrutar de una relación personal con él por siempre.

 

Sostenemos que la Biblia es inspirada por Dios y que nos capacita íntegramente para toda buena obra (2 Timoteo 3:16-17); es útil para enseñar, convencer, corregir e instruir en lo que es justo. Por ello, la educación que ofrecemos parte de la premisa que toda verdad en el universo es verdad de Dios, y que el ser humano puede acceder, estudiar y aferrarse a esa verdad (Juan 8:32).

 

El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia (Proverbios 9:10). Para obtener inteligencia y sabiduría verdaderas, es fundamental instruir en amor a Dios y respeto a Él, así como sembrar pasión por conocerle a través de su Palabra e investigando su creación. Como institución educativa fomentamos el estudio general de una amplia gama de conocimientos, posturas y teorías y, a la vez, damos las herramientas de discernimiento para que el estudiante pueda “someter todo a prueba y retener lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21-22).

 

Consideramos que los aspectos espirituales, emocionales, físicos, intelectuales y sociales de cada persona son inseparables, siendo necesaria una formación que contemple cada aspecto del ser humano.  Por ello, creemos indispensable enseñar la Biblia como parte integral del currículo, y no solamente como un curso religioso. La Biblia es el hilo central tejido a través del currículo para orientar la formación del estudiante.

 

Nuestra propuesta académica se orienta a lograr fascinación por el aprendizaje, siguiendo una secuencia ordenada, que parte de la enseñanza de nociones básicas que generarán información valiosa para consolidar los conocimientos en cada área, permitiendo así el desarrollo del pensamiento crítico.

 

Para lograr que la formación de nuestros estudiantes trascienda sus años de permanencia en el colegio, consideramos necesario que la familia forme parte de una comunidad de cristianos (iglesia local) que subscriba plenamente al Evangelio de la gracia de Dios y estudie la sana doctrina de su Palabra (Efesios 6:4).

 

Entendiendo que la formación y educación de los niños es responsabilidad de sus padres, LMCS cooperará con ellos brindando las herramientas necesarias para su desarrollo integral a lo largo de todo el proceso educativo, estableciendo como fundamento la Palabra de Dios.

Y Daniel propuso en su corazón
no contaminarse con la porción de la comida del rey,
ni con el vino que él bebía.
Daniel 1:8

Linea2.png

Organigrama 2018